01.
EMPRESA
02.
CATALOGO
03.
EXPOSICIONES Y EVENTOS
04.
COMO COMPRAR
05.
POLITICA DE USO
06.
REGALOS COLECTIVOS
07.
CONTACTENOS
    Buscador avanzado de arte uruguayo
Título / autor / estilo
Dimensiones (cm) Alto:    entre y
Ancho: entre y
Precio (USD) Entre y

Usted está en : Home > Notas de prensa - Kabregu, Enzo Doméstico

NOTAS DE PRENSA

Kabregu, Enzo Doméstico


"Exposición Homenaje a Kabregu", Museos del Gaucho y la Moneda (Uruguay, 2001).

La misión del profesor de dibujo tiene que ser algo más que la de enseñar a trazar rayas en papel, sino orientar a los alumnos hacia una cultura estética.  Hay orejas que no oyen, hay cerebros que no piensan y hay ojos que no ven.

 

¿Se les ocurrió alguna vez pararse frente a un edificio y mirarlo, observarlo frente a  un cielo tempestuoso, en la tarde de otoño?  ¿A la estructura monumental de un ombú?  ¿A una escena coreográfica?  ¿Parque y jardines, autos, muebles, monumento y plazas, salas, vestidos de fiesta;  en fin, salas e cosas bellas y hermosas, de la naturaleza y del hombre?

 

Si nada de esto les llama la atención entonces son unos pobres diablos dignos de lástima, sin sentimiento, que vienen al mundo, comen porque tienen un tubo digestivo y caminan porque tienen piernas.


Generalmente el dibujo no es valor total:  para el pintor y el decorador por ejemplo el dibujo es el esquema de la luz y sombra de la obra decisiva.  Para el escultor es el de planos y volúmenes, para el arquitecto diseñador, el conjunto de valores y proporciones. De modo que en este caso el dibujo (croquis) constituye solamente un medio, no un fin.

 

Pero hay otro tipo de dibujo con sus cualidades decisivas, con su estructura y complementos de los problemas de luz y sombra, es el grabado.  Y hay otro tipo más de dibujo, el dibujo del plano lineal o diseño a escala, sin consideración de luz y sombra.


Pero también se puede presentar el dibujo como un medio y un fin, por que un dibujo puede ser una obra de arte.

 

El pintor, supongamos, traza el dibujo como esquema para el cuadro que realizará y el grabador dibuja con el propósito de hacer obra de arte definitiva.

 

 

 

Sobre Pintura

El artista crea una nueva imagen del mundo, lograda por la concordancia de impresión visual y la emoción de los sentidos.

 

El cuadro es la belleza simple y eterna del mundo, encerrada en un fragmento infinitesimal.

 

Hay una exaltación de los sentidos que se inflama cada vez que el artista entra en contacto con el cuadro.

 

Mejorar lo malo hasta llegar a lo bueno, es obra del esteta.  Lo que se llama buen gusto es instintivo, pero se puede perfectamente adquirir por medio de una gimnasia visual.

 

Al ver un cuadro debemos acostumbrarnos a distinguir por medio de la inteligencia, más que por el instinto (la intención) de lo malo hasta llegar a lo bueno, en eso interviene la educación estética.

 

En su didáctica advertía: 

“Pintar para hacer cuadros o pintar para aprender a pintar.  ¿El profano no puede comprender la pintura?  El arte es la extensión del sentimiento y habla de un lenguaje al alcance de todos. La ciencia es solo comprensible para los hombres de ciencia.

El crítico de arte que no sea practicante de la teoría de oficio, rara vez dice algo de auténtico valor.

 

No existen medidas buenas o malas, sino una manera buena o mala de utilizarlas.  La superficie plana, la línea recta (mostrar un cable) no tiene ritmo.  El artista debe dar al espectador el deleite de la recreación del cuadro”.

 

 

Textos extraídos de la Conferencia “Unidad y Armonía”  

“...Donde un cuadro o dibujo carece de unidad, no hay belleza, no hay sentido de unidad.  El caso de una cabeza que es lo que más se estudia, puede ser torcida o alterada, geometrizada o estilizada (Kokocha, Modigliani).  La obra resulta desconcertante y fea sólo cuando cualquier detalle  (a pesar de que esté perfectamente dibujado) está fuera de sitio en el dibujo o el barro.  Acordarse de los ojos irritantes, implacables que se dibujan por impericia, resultan feos cuando no están de acuerdo, es decir no están en unidad con toda la cabeza.

Supongamos una reproducción de una cabeza de Botticelli o La Gioconda probamos con un lápiz o pincel hacer cualquier pequeño retoque en cualquier sitio y veremos como todo se desequilibra.  Eso se debe a que ese retoque no forma parte integral del conjunto, es una mancha extraña en la unidad;  así mismo un peinado, un sombrero que no está de acuerdo con la línea del contorno de la cara de una mujer.  De manera que cuando se nota esa falta de belleza, la razón hay que buscarla en la unidad.

 

 

RETRATANDO OTROS ARTISTAS

DE CHIRICO:  Es un artista metafísico.  En espacios vacíos, construidos por medio puramente de líneas, edificios y estatuas arcaicas, o grupos de maniquís articulados que representan al hombre mecanizado en un mundo de incoherencias absurdas.

 

MUNCH:  Pintor esotérico de la tristeza y la muerte.  Sus líneas dinámicas son angustiosas con la inquietud de una próxima catástrofe.

 

UTRILLO:  Es aislado, personalista, no sigue ninguna escuela.

 

DUFY:  Es un fauve civilizado.

 

SISLEY:  La percepción de la totalidad.  Es una luminosa armonía de los colores matizados por la atmósfera que penetra en la sustancia de forma.

 

RENOIR:  Su obra una exaltación de los sentidos.

 

Textos extraídos de la conferencia sobre “Arte y Artistas de 1900” 

“...también en el orden musical El Vals Sobre las Olas es adaptada a una realidad física que consiste en el baile-acordes de música popular.

El Vals de Ravel carece de esa realidad física evoca sensaciones esenciales del vals y no a marcar simplemente el compás.  Y para terminar necesito precisar algunas ideas:  No hay que juzgar las obras de arte apresuradamente, tanto de los abstractos como de los realistas.  Hay que poner en juego los sentidos y la inteligencia.  Al juzgar hay que comprobar que la angustia de la que se aprovechan los anarquistas y existencialistas, no solo provienen del acto económico, político, social, espiritual en que se vive, sino también hay algo positivo.

En el fondo de toda angustia brilla una lucecita de esperanza que conduce hacia nuevas esperanzas”.

 

Textos extraídos del catálogo de la Exposición Homenaje a Enzo Doméstico Kabregu, Museos del Gaucho y la Moneda

19 de Abril de 2001


"Enzo Doméstico Kabregu", Catálogo Exposición en Renom (Argentina, 1969).

Cursó sus estudios en el Real Instituto de Bellas Artes de Nápoles, tomando lecciones, además, de los conocidos Maestros Siviero, Volpi, Carigliani, Irolli y Mancini.

Artista de finísima sensibilidad y de hondo contenido humano, sus obras han figurado en importantes Exposiciones, entre ellas, la VI Bienal de Regio Calabria, la II y IV Muestras Sindicales de Nápoles y en la V Exposición Trienal de Milano (todas en Italia).

La primera aparición en Latinoamérica del Maestro Kabregu data de 1934 y en 1939 obtuvo el premio de Artistas Extranjeros en el Salón de Bellas Artes de Montevideo (Uruguay).  Desde esa fecha realizó en la vecina capital uruguaya varias exposiciones contándose, entre sus más recientes, las del Círculo de la Prensa (1958) y, en años sucesivos, las del “Jockey Club”, Instituto Italiano de Cultura, “Columbia Palace Hotel”, Biblioteca Nacional y en distintas galerías, así como en el Salón Municipal de la Intendencia.  En Argentina realizó exposiciones en “Witcomb” (años 1968-69) y en el Gran Hotel Provincial y Casino de Mar del Plata.

Con las obras tituladas “Estudio de Cabeza” y “Desnudo”, Enzo Doméstico Kabregu está representado en la Academia de Bellas Artes de Nápoles (Italia);  con el óleo “Naturaleza Muerta” en la Galería Particular de la Duquesa de Aosta (Italia);  con “Carmine” (retrato) en la colección de los Marqueses D’Amore (Italia) y con otras obras en la Academia Cosentina de Calabria, de donde es oriundo, habiendo nacido en Lungro en Diciembre de 1906.

Su obra “Lily” engalana el Museo Nacional de Bellas Artes de Montevideo y “Aldeana de Calabria” la sede del Instituto Italiano de Cultura, así como sus cuadros “Costureras” y “Escalinata del Borgo” adornan la sede de la Embajada e Italia en el Uruguay conjuntamente con otros seis hermosos paisajes de su firma. 

 

 

 

 

Obras del Maestro Kabregu figuran en el Museo Municipal de Bellas Artes, en el Museo Laroche, en la Facultad de Derecho, en la Corte de Justicia, en Liceos y Colegios particulares, en el Museo Larreta de Buenos Aires y en colecciones particulares de Europa, Estados Unidos y Sudamérica.  Las múltiples exposiciones del Maestro Kabregu han suscitado siempre cálidas muestras de admiración y marcado interés por sus obras.  

Kabregu es considerado uno de los más altos exponentes del Arte Italiano puro;  de ese Arte Italiano que, consciente de su grandiosa y ultra milenaria historia, continúa ejerciendo en el mundo su eterna y profunda misión civilizadora.

  

 

 

Rosario – Argentina

 

Del 7 al 19 de Julio de 1969


"Museo Enzo Domestico Kabregu", Lungro (Italia, 2007).

Gli Arbëreshë della Calabria - LUNGRO

 

Lungro/Ungra

Museo Enzo Domestico Kabregu

Dopo l’accordo  di  comodato siglato tra Comune e gli eredi del pittore Enzo Domestico in arte Kabregu,  che  destina la casa del  maestro lungrese a Centro Polivalente per la cultura arbëreshe e museo Enzo Domestico Kabregu, si delinea un’interessante gemellaggio tra le città rimaste nel cuore dell’artista, Lungro  e Montevideo. 

Recentemente, i parenti del pittore italo uruguagio, hanno visitato Lungro, e in un incontro con il sindaco Vincenzo Iannuzzi, hanno espresso il desiderio di unire in un gemellaggio culturale le due città che hanno ispirato l’arte del Kabregu.

Nato nel 1906, il maestro lungrese trascorre l’infanzia nella casa paterna di via Bertani dove, circondato da una cornice naturale meravigliosa, comincia a immortalare tra schizzi e disegni gli ambienti lungresi.  Gli studi alla Reale Accademia delle Belle Arti di Napoli e le esperienze artistiche di Roma, Venezia e alcune città del Nord Europa, formano il pittore arbëresh che evidenzia la sua predilezione per la corrente impressionista. Il percorso artistico del maestro si definisce nelle “chiazze” pastello dell’impressionismo, soffermandosi, con  brevi incursioni, nella corrente cubista. Nel 1934  Enzo Domestico Cucci, lascia l’Italia e si trasferisce definitivamente nella città di Montevideo in Uruguay. Insegnante presso la Scuola Italiana E.D. Kabregu, nel Paese sud-americano ebbe un’intensa attività artistica costellata di esposizioni e riconoscimenti  che  diedero al pittore la definitiva consacrazione a livello internazionale.

Il paesaggio naturale delle colline lungresi,  le povere case dei contadini, il duro lavoro dei salinari,  l’opulenza dell’America Latina, la gente di Montevideo, hanno esercitato su Enzo Domestico Kabregu un’attrazione lunga una  vita. 

Tra le sue opere sparse in musei e famiglie di tutto il mondo, ricordiamo i quadri che ritraggono ambienti e personaggi lungresi : “Lavanderas”  donne in costume arbëresh chine a lavare i panni, custodito  presso la residenza municipale di Lungro ;  “Casas” ritratto di uno scorcio di gjitonia, e un quadro del Brego visto dalla casa del pittore. E’ nei ritratti della sua famiglia che i colori delicati e tenui rispecchiano fedelmente le qualità pittoriche del Kabregu.  Anche nelle opere che raffigurano ambienti latino-americani, si scorge il legame verso l’Uruguay la terra lontana che lo ha accolto dandogli fama internazionale.


"Enzo Domestico Kabregu", por Alfredo Frega, fuente: Ungra.it (Italia).

Nacque ad Acquaformosa il 17 dicembre del 1906. Frequentò a Napoli i corsi d’ingegnere agronomo, ma venne subito a contato con gli ambienti artistici che lo spinse a seguire la sua naturale predisposizione per l’arte. Nella Reale Accademia delle Belle Arti di Napoli, dove conseguì la laurea, ebbe come maestri Volpi, Vietri, Siviero e poi Mancini, Irolli e Carignani. Nel 1934 lascia l’Italia per l’Uruguay e nel 1941 sposa una sua alunna Nerina Bernasconi Buggeri, stabilendosi definitivamente a Montevideo , dove ottenne anche la cittadinanza.

Nella foto di gruppo, ripresa dal libretto della mostra postuma di Palazzo Spinola di Roma nel 1975, Enzo Domestico Kabregu (seduto in primo piano sulla destra) è attorniato da alcuni suoi professori “che fanno la Gloria dell’Arte Mondiale”, tra i quali Roberto Carignani che, nel dedicare la foto al suo “caro e distinto allievo”, gli augurava una “splendida carriera”.

 

Dopo Napoli e Roma, brevi soggiorni nei Paesi del Nord Europa dove il Nostro “arricchisce la sua formazione artistica: sorprende per l originalità e il vibrante carattere impressionista delle sue opere. Instancabile studioso dei grandi Maestri accumula vaste conoscenze nella Storia dell’Arte, manifestandosi immediatamente come illustre conferenziere e giornalista in materia. Enzo Domestico Kabregu, attraverso l’impressionismo, che incomincia prendere forma nelle sue tele senza allontanarsi dall’Arte figurativa, inizia il suo cammino in questa tendenza, facendo brevi incursioni nel cubismo: si distingue in questo stile con vari quadri destramente geometrizzati” (dal libretto sulla mostra omaggio di Roma 7 – 15 maggio 1975 organizzata dal Centro di Azione Latina e dall’Ambasciata della Repubblica Orientale dell’Uruguay, in memoria del pittore italo-uruguaiano).

 

Molti i titoli dei suoi quadri che rispecchiano il luogo dove egli ha vissuto: la sua Lungro. Nelle foto due sue  tele: le famose “Lavanderas”, donne del suo paese in costume intente a lavare i panni “ka Muzgat o nda Batit” e “Casas”, un angolo suggestivo del centro storico di Lungro. Durante la sua permanenza a Lungro eseguì diversi ritratti, alcuni dei quali sono ancora conservati presso alcune famiglie. Il più bello è senza dubbio quello raffigurante il Primo Vescovo dell’Eparchia di Lungro, Mons. Giovanni Mele, custodito nella sala di rappresentanza del Palazzo vescovile. Molte sue opere si trovano nei musei e nelle collezioni private di tutto il mondo.Alcune di queste presso la famosa Accademia Cosentina, nella collezione del Duca degli Abruzzi e dei Marchesi Toraldo D’Amore. Suoi affreschi adornano le chiese di S. Martino di Finita, Acquaformosa, S. Benedetto Ullano, S. Maria del Fiore e S. Maria del Carmine di Lungro.

 

Kabregu ha eseguito tanti ritratti dei suoi familiari. Volti espressivi dai lineamenti gentili e dagli sguardi dolce evidenziati da tinte tenui tipiche del suo modo di ritrarre e  che rispecchiano in pieno le caratteristiche pittoriche del Maestro. 
Lungro lo onorò post mortem con una sua personale  inaugurata il 21 settembre 1975 nella sala Consiliare ad iniziativa di un gruppo di cittadini ed amici e con il patrocinio dell’Amministrazione Comunale. Le tele esposte erano cinquanta, la maggior parte delle quali giunsero direttamente dall’Uruguai, grazie soprattutto all’azione svolta dalla sua Signora Nerina Bernasconi de Kabregu per superare le difficoltà burocratiche essendo le tele sottoposte al vincolo di tutela di quella nazione. La mostra rimase aperta sino al 28 settembre, registrando un grande afflusso di visitatori provenienti anche da fuori. Dalla presentazione dell’artista, curata dall’Avv. Angelo Vittorio Damis, emerge la complessa figura di Kabregu, del cui scritto riportiamo alcuni stralci,  Di carattere riflessivo e piuttosto silenzioso, era tuttavia gioviale e tollerante insieme; amava la musica che eseguiva da autodidatta col mandolino e col violino, preferendo i poeti estrosi del pentagramma: Strauss, Lear, Toselli, Hoffman ed altri”

 

E ancora, relativamente al suo nome d’arte “Il nome Kabregu, nella nostra lingua albanese, indica la località più alta e scoscesa del paese (Lungro)….Egli lo adottò, ne siamo certi, come una risposta alla tensione delle ispirazioni accumulate negli anni della sua casa al Bregu, di fronte a quell’orizzonte infinitamente vasto e incredibilmente vario di uomini, di cose, di luci, di scene”.

 

Prima della mostra di Lungro, omaggio alla sua memoria, quelle tele in quell’anno Santo 1975 furono esposte a Napoli nel salone delle esposizioni de la Real Hermandad de Nobles Espanoles De Santiago (dal 17 febbraio), curata da questo centro culturale e dal Consolato dell’Uruguay per conto dei Ministeri degli esteri e dell’educazione dell’Uruguay; a Roma presso Palazzo Spinola, curata dal Centro di Azione Latina e dall’Ambasciata dell’ Uruguay (dal 7 maggio). In quell’anno anche la moglie del Maestro, Nerina, ha esposto sue opere a Napoli nel mese di maggio.

 

Le numerose opere che riguardano aspetti della vita del suo paese d’adozione, l’Uruguay (Hacia el Pueblo), sono anch’ esse lo specchio del suo amore verso la terra lontana che lo ha accolto e gli ha riservato onore e gloria. Egli giunse in Uruguay, portando con sè la sua esperienza artistica acquisita in Italia che favorì il suo ingresso  negli ambienti culturali di quella nazione.

Ottenne l’insegnamento presso la Scuola Italiana che durò ben venticinque anni.

 

Enzo Domestico, considerato “pintor italo-uruguayano”,  ebbe in quella nazione una intensa attività artistica costellata da una lunga serie di esplosioni, ottenendo importanti premi e riconoscimenti. Apre il suo atelier a partire dal 1935. Nel 1954 apre con la moglie un  laboratorio di ceramica. Nel 1960 è in Europa in missione ufficiale. Nel 1964 riorganizza con lo scultore Zorilla di San Martin l’Istituto di Belle Arti S. Francesco d’Assisi. Nel 1968 gli viene conferito il titolo di Cavaliere dell’Ordine del Merito della Repubblica italiana e riceve la medaglia d’oro dalla Colonia Calabrese d’Uruguay.
Oggi, si torna a parlare del Palazzo dei Domestico, ubicato “Ka Bregu”, la parte più alta del centro storico. Per volontà degli eredi dovrebbe diventare il luogo che custodirà parte delle opere ed un centro di studi culturali italo-albanesi.

 

 

 

Enzo Domestico Kabregu (seduto in primo piano sulla destra)

 

 

 

 

ALBUM: ALCUNE SUE OPERE 

 

 

 

 

 

 

 

   


"Exposición Póstuma de Enzo D. Kabregu", Salón Municipal de Exposiciones de la Intendencia Municipal de Montevideo (Uruguay, 1972).

Nace el 17 de diciembre de 1906 en Acquaformosa –Provincia de Cosenza- Italia.

 

Por decisión paterna sigue la carrera de Ingeniero Agrónomo, pero luego, residiendo en Nápoles, frecuenta ambientes vinculados a las Bellas Artes donde se manifiesta claramente su vocación.  Se presenta en la Real Academia de bellas Artes de Nápoles.  Allí conoce al maestro Siviero quien intuye, en su calidad de artista y de docente, el talento de este alumno que estaba señalado para el triunfo por sus valores natos.  Ya laureado en esta Academia, Roma, Nápoles y breves estadías en el norte europeo amplían su formación artística;  sorprende por la originalidad y vibrante carácter impresionista de sus obras.  Incansable estudioso de los grandes Maestros acumula vastos conocimientos en la Historia del Arte, manifestándose luego como ilustrado conferencista y periodista en la materia.  

 

Enzo Doméstico Kabregu, a través del impresionismo, que comienza a tomar forma en sus telas sin alejarse del arte figurativo, abre su propio camino en esa tendencia, haciendo breves incursiones en el cubismo;  se distingue en este estilo con varios cuadros diestramente geométricos.   El cuadro “Vista desde lo alto” suscita en la Segunda Cuadrienal de Venecia verdadero interés en la crítica internacional.  Realiza múltiples exposiciones obteniendo premios e importantes menciones. Cabe citar entre otros el otorgado por la Real Academia de Bellas Artes de Nápoles y el “Duquesa D’Aosta”.  Muchas de sus telas están esparcidas en centros culturales de Italia como la Academia Cosentina y en colecciones como la del Duque de los Abruzzi y la de los Marqueses de Torradlo D’Amore.  Algunos de sus frescos se encuentran en las Iglesias de San Martino de Finita, Acquaformosa, San Benedetto, Santa María del Fiore y Santa María del Cármine de Lungro (Italia).

 

Llega a nuestro país a principios del 1934 con una reconocida fama y trayendo consigo algunas de las importantes obras realizadas en su tierra natal.  Con su fecunda personalidad artística se integra de inmediato a los círculos plásticos e intelectuales del Uruguay.  Comienza a ejercer la docencia en la Escuela Italiana que continúa por más de 25 años.  

 

 

 

A partir de 1935 dicta clases en su atelier.  Trabaja incansablemente en la organización de exposiciones y en diversas actividades relacionadas con su disciplina.  

 

En 1939 obtiene el Premio “Artistas Extranjeros” (Medalla de Plata) en el Salón Nacional de Bellas Artes (Uruguay). 

 

En el 1941 contrae matrimonio con su alumna Nerina Bernasconi Guggeri.  Se radica definitivamente en Montevideo, obteniendo luego la ciudadanía legal uruguaya.

 

En 1949 viaja a Europa en Misión Oficial del Ministerio de Instrucción Pública y Previsión Social;  realiza una exposición personal en la Academia Cosentina de Cosenza e interviene en la IX Bienal Calabresa de Arte y Artesanía en Reggio Calabria (Italia).  

 

En 1950 a su regreso, después de estar ausente un año, funda el Centro Plástico Atenea en el que ofrece varios ciclos de conferencias.  A partir de ese año realiza una serie de exposiciones en el interior de la República:  Instituto Italo Uruguayo de Paysandú, Casino San Rafael de Punta del Este, Club Social de Rocha, y otras.

 

En 1951 interviene en la Primera Bienal del Museo de Arte de San Pablo (Brasil).  

 

 

 

En 1953 logra una nueva técnica pictórica:  “diluido”;  la hace conocer por primera vez en una exposición en la Galería Berro.

 

En 1954 organiza con su esposa el taller de cerámica que logra una destacada posición en los círculos del país.  

 

 

 

En 1958 comparte su actividad artística con la dirección de su establecimiento agropecuario transmitiendo en sus telas la gente y los paisajes criollos de nuestro campo.

 

En 1959 se retira de la docencia en la Escuela Italiana para concretarse a pintar en su taller.  

 

 

 

En 1960 viaja a Europa en Misión Oficial.  Durante su permanencia en el Viejo Continente una de sus obras es distinguida con el Premio “Embajada de Israel” en nuestro Salón Nacional de Bellas Artes.

 

A su regreso plasma en sus obras, nuevas y vigorosas imágenes de su patria recibiendo en 1962 por una de ellas, en el Salón Nacional de Bellas Artes, el Premio “Instituto Italiano de Cultura” y en 1963 el Premio “Embajada de Italia”.  

 

 

 

En 1964 reorganiza, junto al escultor Zorrilla de San Martín, el Instituto de Bellas Artes San Francisco de Asís.

 

En 1965 reemprende con fuerte ánimo la lucha en defensa de la plástica figurativa, dando al Sindicato de Artistas plásticos del Uruguay un nuevo impulso.  

 

 

 

En 1967 para dedicarse a verter por entero su inspiración en la pintura, se retira del Instituto San Francisco de Asís.  Ese mismo año en el Primer Salón Nacional de Primavera recibe el “Primer Premio” (Medalla de Oro).

 

En 1968 se le confiere el Título de Caballero de la Orden al Mérito de la República Italiana y recibe la Medalla de Oro otorgada por la Colonia Calabresa en el Uruguay durante la exposición realizada en el Salón Municipal de Exposiciones.  A partir de setiembre expone sus obras en la República Argentina:  en Galería Witcomb de Buenos Aires, Galería Renom de Rosario, Galería Inter H del Casino de Mar del Plata, Hotel Llao-Llao de Bariloche, Galería Touring Club Argentino de Buenos Aires.  

 

 

 

En 1970 expone en la Galería Movel Studio de Porto Alegre (Brasil), organiza una expo-artesanal en su taller, defendiendo una vez más los nuevos valores de la artesanía nacional;  el Instituto San Francisco de Asís lo designa Supervisor Artístico.  En el mismo año se le otorga la Medalla de Oro “Calabria 70”, conferida por el “Brutium” de Roma (Centro Mundial de Instituciones Calabresas), entregada personalmente por el Secretario General Dr. Giuseppe Gesualdi.  En esa oportunidad es invitado a realizar una exposición en la sede central de Roma.

 

Pero, el 4 de julio de 1971, en la plenitud de su labor artística, llega al final de su vida, acompañado por uno de esos tantos días lluviosos que él amaba y plasmó en sus telas.  

 

 

 

La fundación E. D. Kabregu ofrece a la cultura uruguaya esta muestra que se expondrá en Roma como Homenaje póstumo al artista.

  

 

 

 

 

 

 

Intendencia Municipal de Montevideo  

Dirección de Artes y Letras

Salón Municipal de Exposiciones

Del 23 de mayo al 10 de junio de 1972

CIUDADELA 1427/35 - C.P. 11.000 - TELÉFONO (00598) 2 908 12 42 - MONTEVIDEO - URUGUAY info@portondesanpedro.com